Historia del rock en México

Historia

Antecedentes

En los años cincuenta y sesenta el rock and roll proveniente de músicos como Bill Haley, Little Richard y especialmente de Elvis Presley, fue cantado en traducciones por grupo mexicanos en un proceso de imitación que se manifestó no sólo en lo musical, sino también en lo social. Se dice que esta época marca el rompimiento de la influencia europea en México y da cuenta de la influencia estadounidense en una juventud que importaba el esquema cultural después de permanecer en EE. UU. por razones de estudios o viajes.

Cuatro incidentes, todos involucrando la figura del cantante estadounidense Elvis Presley, relatan de manera muy especial el proceso algo borrascoso por el cual el rock and roll tuvo que pasar, en sus verdaderos inicios, en México y la guerra cultural que existe entre los dos países.

El primero ocurrió a finales de 1957, cuando el cantante declinó amablemente una invitación para cantar en México, devolviendo el cheque que le había enviado un alto funcionario del gobierno. A la semana siguiente, salieron artículos en la prensa, de que Presley había insultado a las mujeres mexicanas y que por consiguiente era homosexual. Presley pidió ser entrevistado por una radio local, y desmintió haberse expresado de esa manera, pero el daño ya estaba hecho.

En 1958 se produjeron disturbios entre dos pandillas, una pro-Presley y la otra en contra, en el cine Las Américas, sala de cine de lujo que mostraba, a la sazón, una película de Presley (King Creole) y cuyo resultado fue un muerto y varios heridos. A partir de ese momento, tanto el gobierno como las empresas disqueras, las empresas de radios y del espectáculo crean un mito negativo en torno a Presley y sus discos no son ya tocados en las estaciones de radio.

En 1960, disturbios similares ocurrieron durante la presentación, también en el cine, de la primera película de Presley luego de su retorno del Ejército (G. I. Blues), aunque esta vez sin pérdida de vidas, ni heridos. A partir de ese momento, las películas de Presley tampoco se pudieron exhibir en cines mexicanos.

Finalmente, en 1963, la prensa mexicana, en concordancia con las actitudes antirrock anteriormente mencionadas, retoman como hecho las supuestas, pero nunca probadas, declaraciones de Presley sobre las mujeres mexicanas que databan de 1957, impidiéndole su ingreso al país para la filmación de su película Diversión en Acapulco.

Aunque al equipo de filmación, incluyendo todos los artistas de la película, con excepción de Presley, le fue permitido su ingreso al país, la influencia de Presley quedó relegada a las traducciones de sus canciones que hacían, a diestra y siniestra, tanto solistas como numerosos conjuntos mexicanos. Los Beatles, por otro lado, fueron bien recibidos, desde sus inicios, en 1964, habiendo influenciado treméndamente la música rock en México.

En 1971, la administración de Luis Echeverría introdujo un aumento de reglamentos, aunque de manera temporal, a la música popular. Entre los reglamentos, se propuso que la mayoría de las canciones fueran canciones originales y en español: esto, en si, liberó al rock mexicano de sus ataduras comerciales y culturales, y provocó una inclinación hacia la música folclórica combinada con el rock. Sin embargo, debido a la influencia de músicos del norte del país, en especial de Tijuana (ciudad fronteriza con el estado de California), el rock mexicano se cantaba parcialmente en inglés.

El movimiento del rock mexicano ha pasado por muy diversas etapas y ha logrado tener un sello propio con repentinos giros que son producto de la continua influencia de la música de EE. UU., y en la actualidad, de la gran fuente de información musical global que permiten los medios electrónicos.

Inicios (precursores)

Luego de los incidentes anteriormente mencionados, que datan de 1958 a 1960, el rock en México despega de lleno en 1961 cuando grupos como Los Rebeldes del Rock, Los Teen Tops, Los Locos del Ritmo, Los Hooligans, Los Hermanos Carrión, Los Crazy Boys, Los Camisas Negras, entre muchos otros, empezaron a grabar versiones en español de éxitos de rock and roll en inglés de The Everly Brothers, Chuck Berry, The Platters y como ya se había mencionado, especialmente de Elvis Presley y Little Richard, entre otros.

El movimiento de rock en México causó, en sus inicios, tal furor entre las clases media y alta, que logró atraer la atención de los medios de comunicación masivos como la televisión y el cine. Pero sobre todo de la juventud que buscaba un espacio en la sociedad para externar sus inquietudes y sus aspiraciones.

La lista de prospectos es interminable se nombra a Los Topsys, Los Lukens, Los Mabbers, Los Silver Rockets, Los Chicos del Rock, Los Blue Caps, Los Rogers, Los Sinners, Los Playboys, Los Loud Jets, Los Sparks, Los Viking Boys, Los Wizards, Los Beatnick’s, Los Zipps, Los Sonámbulos, Los Jiggers, Los Spitfires, Los Valientes, Eddie Medina y los Shades, Los Solitarios, Los Sleepers, Los Megatones, Johnny y su Conjunto, Los Blue King’s, Los Rippers, Los Jets, Los Masters, Los Demonios del Rock, Los Blue Jeans, Los Starlighters, Los Reyes del Rock, Los Frenéticos, Los Santos del Rock, Los Gliders, Los Baby Rocks, Las Estrellas del Twist, Los Twisters, Los Jokers, Los Juniors, etc.

Infinidad de películas fueron rodadas con las agrupaciones juveniles como relleno, sin darles nunca su lugar y a las que, sin embargo, no se les permitía producir material original. Al igual que en EE. UU. y a consecuencia de los disturbios acaecidos durante la presentación de películas de Presley en cines de la capital mexicana, ciertos sectores de la sociedad vieron con horror la proliferación del movimiento, que de hecho se vio estancado a mediados de la década, pues los y las cantantes de los grupos se volvieron solistas para iniciar carreras de baladistas, que en realidad ya poco tenían que ver con el Rock and roll. A partir de 1962 las necesidades del mercado discográfico y la búsqueda de equivalentes mexicanos a los solistas estadounidenses propician las desintegración de los grupos, de los cuales pocos logran sobrevivir, y en esta época, en México, las estrellas juveniles (solistas) figuran en la cinematografía con mayor frecuencia que los muchas veces ignorados, grupos musicales.

Es importante mencionar que ya en 1960 Los Locos del Ritmo presentaban al público varios temas originales, pues en todos sus discos la mitad de las canciones eran creaciones del grupo. Entre estas canciones originales destacan la balada Tus Ojos y el tema Yo no soy un rebelde.

Un grupo poco reconocido y con muchos temas originales son Los Silver Rockets, quienes a pesar de haber grabado sólo 18 temas, por lo menos 12 fueron escritos por integrantes del grupo. Entre estos temas originales están El Unirock y La Pecosita, esto ocurre hacia 1961.

Otros exponentes del rock and roll original mexicano fueron Los Blue Caps, Los Sleepers y otros grupos que hoy pasan desapercibidos para la escasa literatura existente del tema.

Aunque algunos grupos como Los Locos del Ritmo intentaron producir material original, no tuvieron respuesta por un público ahora influido por las nuevas tendencias de un movimiento recién descubierto en México llamado la invasión británica, encabezada por The Beatles. Algunos grupos incluso hicieron versiones en español del cuarteto inglés, pero dada la complejidad de los arreglos, tanto vocales, como del mensaje a veces tan particular a los anglosajones que les eran propias, tuvieron poca resonancia en el ámbito musical, una vez traducidas o adaptadas, aunque algunas versiones debe reconocerse que están bastante bien realizadas.

Hacia 1963 llegan Los Apson, Los Seven Days y otros grupos, logrando rescatar al rock and roll y marcando un nuevo estilo, con presencia de saxofones en su música.

En los años 1965 y 1966 aparecen grupos como Los Reos, con un sonido un poco agresivo para la época, Los Belmont’s, Los Hitter’s, Los Cinco Soles, Los Johnny Jets, La Libre Expresión y algunos más, realizando covers con letras y arreglos propios y musicalmente bien realizados, pero a veces poco difundidos e ignorados por el público, que sólo comienza a escuchar las primeras versiones en su idioma original. Algunos de estos grupos también incluyen temas originales en sus discos, que son prácticamente desconocidos y no se difundieron en radio y televisión.

Un disco muy interesante de la época es Hippies (1968) donde el grupo mexicano Los Ovnis presenta nuevas creaciones y solo un cover (a el tema Enciende mi fuego, de Los Doors). Destacan los temas Mugre y Cuando era niño.

Sin embargo, para 1968 ya se había logrado filtrar suficiente influencia de las nuevas tendencias de blues y psicodelia de los grupos de EE. UU. e Inglaterra, incluyendo un marcado cambio en la música de los Beatles, llevando todo ello al inicio de un rock mexicano original, que en muchos casos mezcló música con raíces mexicanas con rock, como fue el caso de grupos como El Tarro de Mostaza y Kaleidoscopio entre otros.

Dejando atrás la época de las versiones

The Spiders, grupo original de Guadalajara, destacó con una destreza musical que no se conocía entre la juventud de la época. Entre 1968 y 1971 se dio un apogeo de creatividad y colorido con el surgimiento de decenas de bandas como Toncho Pilatos, El Ritual, Love (grupo musical), Peace and Love, Ciruela (grupo musical), The Spiders, Three Souls in My Mind, Dug Dugs, Love Army, La Revolución de Emiliano Zapata, etcétera, todos los grupos cantaban en inglés.

Algunos estudiosos sostienen que fue porque el inglés es el idioma universal, o el más apropiado para cantar rock, mientras que otros lo atribuyen al éxito logrado en tierras anglosajonas por el paisano Carlos Santana, pues no dejaban de considerar el seguir los pasos del guitarrista de Jalisco en la tierra al norte de la frontera y otros dicen que es por simple imitación cultural, que supone el no violar la fuente lingüística de la música. De cualquier manera el movimiento fue local, desde Tijuana hasta el Distrito Federal, y algunos grupos como La Revolución de Emiliano Zapata incluso lograron escalar las listas de éxitos en lugares tan lejanos como Alemania.

Entonces llegó Woodstock, que dejaría una huella imborrable en la historia del movimiento en México: en el Estado de México, cerca de la ciudad de Toluca, en el valle de Avándaro, a sólo unas dos horas de la ciudad de México, se organizó el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro, con el mismo espíritu e ideales de paz y amor de la cultura hippie que prevaleció en el Festival de Woodstock. Sin embargo, el gobierno no se había percatado hasta entonces de la capacidad de arrastre que el rock y demás movimientos de contracultura representados en Avándaro tenían en la juventud en ese 1971 e implementaron reglamentos temporales al rock y a la música popular del país.

Cientos de testimonios concuerdan sobre el ambiente de paz que se vivió durante el festival. Por supuesto que se consumió marihuana, alcohol, y otras drogas, pero los medios se dedicaron con ahínco a desvirtuar el evento, convirtiéndolo en “orgía de sangre y drogas”. Al igual que Woodstock y Altamont en EE. UU., a partir de entonces el rock mexicano comenzó a vivir cambios dramáticos, y muy pocos grupos sobrevivieron a la crisis. La mayoría de los músicos crearon baladas, pero varios elementos de rock. Aun así grupos como Three Souls in My Mind lograron ser muy populares, cantando en español, y frecuentemente hablando de temáticas sociales sin ser exageradamente crítico del gobierno en general, o de la administración en específico.

Con el transcurrir de la década se asimilaron también las influencias progresivas, dando origen a sinfín de agrupaciones, pero pocos sobrevivieron dejando material grabado, como es el caso de Al Universo, Cosa Nostra (grupo musical), El Queso Sagrado y MCC entre otros. Con tendencias más pesadas surgieron Nuevo México (con Carlos Matta en la guitarra) y Náhuatl.

A finales de la década surge Decibel, pionero en rock duro al estilo de Kiss y música experimental en el país, sembrando la semilla del movimiento progresivo que florece en los años ochenta con la aparición de decenas de bandas, entre ellas Iconoclasta, Chac Mool, The High Fidelity Orchestra, Nobilis Factum, Cast, 0.720 Aleación, Carlos Beltrán, Delirium, Kromlech y Praxis. Grupos como Nazca, Culto sin Nombre y Vector Escoplo desarrollan tendencias avant garde.

La llegada del punk y el new wave al Reino Unido y EE. UU. también llegan a México, sin reglamentos del gobierno. En 1978 se funda Dangerous Rhythm, la primera banda punk mexicana. A diferencia de sus contrapartes europeas y norteamericanos, Dangerous Rhythm fue formada por jóvenes de la clase media alta de la Ciudad de México. La edición de su sencillo Social Germ en 1979 se puede considerar la primera grabación de punk mexicano.

Este grupo cambiara ya entrados los años ochenta su nombre por el de Ritmo Peligroso, y formando parte de Comrock. Unos pocos meses después se forma Rebeld Punk, esta vez si se trata de un grupo formado por jóvenes de la clase marginada de México, originarios de la colonia San Felipe. Su primera grabación la realizan en el acoplado del rock nacional de los años ochenta, donde contribuyen con la canción El museo del Chopo.

La consolidación del rock progresivo y el heavy metal en los años ochenta

Cabe hacer un apartado especial para el “Movimiento Rupestre“; aquellos que a falta de recursos para formar grupos con instrumentos eléctricos, presentaron su propuesta sólo acompañados de su guitarra y cuya riqueza estribaba en sus letras muchas veces complejas y con una carga existencial que nos remitía de alguna manera al movimiento folk acústico de los años sesenta en EE. UU. Encontramos compositores como Rockdrigo, Jaime López, Roberto González, Arturo Meza, Eblen Macary, Roberto Ponce, Rafael Catana, y muchos otros. e intérpretes de los mismos como Cecilia Toussaint y Nina Galindo.

Con el éxito y difusión que tuvieron los grupos de rock españoles y argentinos, la industria mexicana de la radio y el disco volvió a prestar atención a los grupos mexicanos dando no solamente un nuevo aire a éstos, nada más canciones en español, algo practicados desde principios de los años setenta. Algunos grupos como Three Souls and my Mind, Dangerous Rhythm y Kenny and the Electrics cambiaron sus nombres por El Tri, Ritmo Peligroso y Kenny y los Eléctricos respectivamente.

Algunos grupos procedentes del rock progresivo de los años setenta también entran a la nueva década con una modernización en sus sonidos. Carlos Eisenring, líder del Queso Sagrado, reaparece con un proyecto llamado Syntoma, que en 1983 edita su E.P Heloderma, y en 1984 saca su único LP llamado No me puedo controlar, que los convierte en la primera banda de synth-pop mexicana.

Otros que también mutan en los años ochenta son Decibel, comandado por Walter Schmidt y Carlos Robledo, junto con dos integrantes más, se transforman en Size, editando en 1981 un sencillo de 45 RPM considerado por los críticos como la primera muestra del new wave nacional. El grupo desaparece en 1985 pero la dupla principal de músicos regresa con un nuevo proyecto llamado Casino Shanghai, que ese mismo año edita un LP en Comrock.

Después del terremoto de 1985 y con la muerte trágica de Rockdrigo, este movimiento se convierte en semillero de un sinfín de compositores urbanos donde nuevos exponentes como Armando Rosas, Carlos Arellano, Gerardo Enciso, Fausto Arrellín (del grupo Qual), Mauricio González (del grupo Vía Corta), Choluis y El Pato (del grupo Trolebús) e Iván Rosas entre otros, se unen y forman El Colectribu de Cantantes Errantes, compartiendo escenario con Los Rupestres que ya para finales de los años noventa utilizan instrumentos eléctricos y electrónicos y forman grupos de rock.

Aunque por esos mismos años comienza la era del heavy metal mexicano, grupos como Luzbel, Transmetal, Garrobos Espécimen, Khafra, bandas que influenciaron a todo un movimiento underground de heavy metal en el país, mismo que perdura hasta hoy.

Época moderna

Para fines de la decada de los años ochenta comienza el movimiento denominado “Rock en tu idioma”, frase mercadotécnica desarrollada por algunos sellos discográficos para llamar la atención de los jòvenes, que enmarca a una nueva corriente venida de la Argentina y España, principalmente influenciados por bandas como Soda Stereo, Los Enanitos Verdes, Virus, Autobús, Miguel Mateos, Radio Futura y La Unión, que eran los pioneros del rock en español en ese momento, de alli el surgimiento de grupos mexicanos nacidos de la clase media y con influencias de grupos como The Police, The Cure, Paralamas do Sucesso (de Brasil), y otros. Surgen las bandas lideres del movimiento, Caifanes ,Café Tacuba,Maldita Vecindad, Fobia y Maná, logran ventas exorbitantes y gran reconocimiento internacional.

En los años noventa continúa el florecimiento del rock progresivo, ahora con proyección internacional, al ser reconocidos por diversos foros y disqueras de Europa y EE. UU., que muestran interés en los grupos nacionales. Algunos de estos grupos son Banda Elástica, Frolic Froth, Cabezas de Cera, El Azote, Galie, Humus, Ulisses, José Luis Ledesma, Jaime Villarreal, Nirgal Vallis, Smoking The Century Away. Muchos de ellos siguen activos en 2008.

Hacia fines de los años noventa, con una industria mucho más desarrollada, salen a la luz grupos como Molotov, Las Ultrasónicas y Control Machete. Estos y muchas otras bandas trabajan en la fusión de estilo, algunos mezclan rock y hip hop, con letras irreverentes y temáticas personales, con fuertes dosis de crítica social.

En la década del 2000, el rock mexicano habrá de conocer la variedad de un movimiento que se renueva y se acerca al mundo en las estructuras musicales y letrísticas. El movimiento se consolida definitivamente como una opción viable para las disqueras y se comercializa, a la vez que surgen numerosas propuestas independientes, como Luz de Lumbre, Bersalieri, Monocordio, Furland y Sub Division, derivadas de la facilidad que presenta la nueva tecnología para realizar producciones con un menor costo.

Tambien Surge rock experimental/conceptual en México como Descartes a Kant, Baiong, Go-Go Frenezì, Septima Biosfera y Le Butcherettes.

Movimientos de finales de los noventa

Caracterizado por el surgimiento de un gran numero de bandas en la ciudad de Monterrey, este movimiento ha sido el más significativo en la historia del pais, ya que gracias a esta surgieron bandas que hasta la actualidad a seguido en el gusto de muchos, gracias a la cercanía a EE. UU. es que surgieron varios géneros musicales y entre estos grupos o bandas se encuentran: Jumbo, La Gusana Ciega,Pxndx,El gran silencio, y muchas otras bandas.
En este momento la historia del rock mexicano se escribe en medio de la diversidad de propuestas, surgen y desaparecen bandas de entre las cuales se rescatan diversos temas que conforman el imaginario del rock nacional y en determinado momento del rock urbano.
Danza Invisible con su éxito Sin Aliento, Oceano con su éxito El Derramó su Amor Por ti, Bonn y los enemigos del Silencio con su exito Voy a Buscar y por mencionar algunos mas, Anchorage, Mistus y Tisha entre un amplio espectro. Al margen existe la banda de Rock Urbano, News Paper, que surge de la clase media al sur de la ciudad de México recopilando vivencias de un sector que aparentemente carecía de anecdotas, esta banda graba un LP con 10 cortes que se conviriteron en verdaderos himnos locales entre 1981 y 1984, Que borrando acho, Cuidado, Solo quiero reventar, Ninfomatraca, por mencionar algunos. Si bien su existencia fué volatil, marca el sentir de una generación, matizado en em medio de todas las bandas que corrieron con la misma suerte por diversas causas, muchas de ellas en principio, por cuestiones económicas en una sociedad que cuestionaba el hecho de vivir del rock. Y esta circunstancia permite reconsiderar el papel del rock urbano en la sociedad mexicana del Distrito Federal en los ochentas.

Fuente: Wikipedia

3 comentarios to “Historia del rock en México”

  1. Meme Gazcon Says:

    Muy incompleta ésta reseña del Rock Mexicano… La historia es diferente..

    • Que tal mgazcon, te invitamos a nutrir esta historia con un aporte que quisieras compartir con todos, siempre hemos creido que los verdaderos fans del rock lo comparten, intercambian y nutren para no dejarlo morir. Ojalá podamos leer un aporte que sea algo mas que una crítica y nos ilustre y permita conocer una parte más de la historia de nuestro rock.

  2. Juan Antonio Salazar reyes Says:

    Meme Gazcon sabe lo que dice. Perteneció al grupo de Los Yaki en esa época y puede hacer muchas aportaciones. Juan Antonio Salazar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: